Opiniones

“Haber recurrido a Marta para añadir seguridad a mi trabajo ha sido un acierto de los grandes. Además de ser muy profesional, es cercana y accesible. No se muerde la lengua ante nada que le parezca que puede mejorarse y también recalca por dónde sobresale la novela. Desglosa cada punto y da ideas que podrían ayudar. De hecho, estas ideas me han servido de mucho. Se agradece encontrar personas así, de verdad, y desde ya sé que volveré a repetir con ella.” Marta Santés autora de Quédate siempre y Vértigo

“Pienso que tener a Marta como lectora es una suerte tremenda. No solo por la cantidad de libros que ha leído y la vasta experiencia que tiene a nivel técnico, sino por dos razones fundamentales. La primera, es que es totalmente objetiva. Por muy bien que te lleves con ella, si le preguntas te dará su opinión sin tapujos y sin dejarse llevar por los amiguismos. Algo que cualquier escritor sabe que es importante, porque te permite tener una visión más clara sobre tu trabajo y te enriquece, ya que aprendes de los fallos señalados. Y la segunda razón, es que tiene un sentido analítico muy bueno. Sabe perfectamente si te has precipitado o excedido en una escena, si le falta más fuerza, si una descripción sobra o ha quedado incompleta. En fin, todo esos detalles que los escritores nos cuesta más percibir porque estamos demasiado implicados en nuestro trabajo, y que viene de maravilla que alguien desde un prisma lejano te sepa indicar para ayudarte a pulir la novela.” Raquel Cruz autora de El arcángel de luz y El destino Ranieri.

” Un buen lector cero es muy importante para llevar a buen término el trabajo de cualquier autor. Siempre resulta positiva una visión externa, una valoración objetiva desde fuera de la historia para encontrar cabos sueltos, puntos que no concuerdan o para apreciar si el argumento es razonable y atrayente. También son de agradecer sus aportes personales en este aspecto, así como sugerencias, cambios, eliminaciones y posibles escenas alternativas. Por ello, teniendo en cuenta el valor de su colaboración y el hecho de que confiamos a esta persona muchas horas y meses de trabajo, muchos sueños e ilusiones, debe de ser alguien de confianza y con criterio a la hora de emitir juicios de valor. Aparte, debería tener una buena base literaria y conocimiento del género que trabaja el autor (contexto histórico-social, vocabulario, ambientación…). Sólo así podrá formar parte real de la historia.
Marta Fernández posee todas estas cualidades y más. Lectora empedernida, voraz, de todo tipo de géneros literarios (aunque, como todo el mundo, tenga sus preferencias), con una base cultural excelente, un vocabulario extenso, una redacción correcta; sincera y objetiva en sus valoraciones, respetuosa en sus correcciones, ocurrente y práctica en sus aportes. Marta es seria, discreta, rigurosa y disciplinada a la hora de trabajar, con gran capacidad organizativa, autocrítica y, sobre todo, responsable y cumplidora con los plazos marcados. Una trabajadora nata y de absoluta confianza, para mí una gran lectora beta.” Elizabeth Bowman autora de Adonde vuelan las golondrinas, Bésame a medianoche…

“Haber trabajado con Marta ha sido toda una experiencia, no solo por su calidad como lectora sino por su trato cercano y humilde. Te hace sentir seguridad y eso para mí era primordial al ser mi primera toma de contacto con este mundillo. Además de un informe completo, objetivo y realista sigue dándome consejos y ayudándome a mejorar día a día. Sin duda repetiría, y espero poder repetir, una y mil veces. ” Duna administradora del blog Entre metáforas